Apadrina un niño. Porque cuidar
de un niño, es cuidar de una familia.

La Unidad de Día Pediátrica atiende durante el día a niños con enfermedades avanzadas que no se pueden curar.

Los pequeños reciben aquí todos los tratamientos necesarios para que puedan sentirse mejor. Al mismo tiempo, mientras los niños reciben nuestra asistencia, los padres disponen del tiempo necesario para realizar otras actividades que les permiten conciliar la vida laboral y familiar.

Se trabajan terapias de respiración, fisioterapia, baños y musicoterapia para recuperar la postura y dolores de los pequeños, permitiendo que ellos y sus padres puedan dormir mejor y encontrar el descanso.

Gracias a esta unidad única en España, promovida por la Fundación Vianorte-Laguna, con el apoyo de la Fundación Jaime Alonso Abruña y la Fundación Porque Viven, padres que habían perdido sus trabajos por tener que atender a sus hijos todo el día, han encontrado este flotador para poder rehacer sus vidas laborales.

En la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos cuidamos de sus hijos en horario laboral para darles oportunidades a sus padres, que han recuperado la confianza en la generosidad y solidaridad humana.

Han luchado solos, mucho tiempo, y por eso la Unidad ha devuelto la esperanza a familias que lo creían todo perdido.

  • Roberto 17 años

    Roberto tiene 17 años. Cuando tenía 11, se le manifestó una enfermedad metabólica sin posibilidades de curación. Roberto cuenta con el cariño incondicional de María, su madre, que dejó de trabajar para poder atenderle, ya que su padre falleció cuando era muy pequeño. María siempre dice que la Unidad es imprescindible para Roberto.

  • Mario 16 años

    Mario tiene 16 años, un hermano más pequeño que le cuida muchísimo, y unos padres que lo han dejado todo para poder estar siempre con él. Desde que llegó a LAGUNA, están tranquilos porque recibe todos los tratamientos que necesita, y así ellos han podido encontrar tiempo para poder buscar trabajo.

  • Alberto 5 años

    Alberto es el mayor de cuatro hermanos, a los que quiere mucho y con los que se ríe constantemente. Sufre una encefalopatía desde que tenía 3 años, pero eso no le impide disfrutar con la musicoterápia que recibe en la Unidad de Día Pediátrica. Desde que recibe tratamiento, ha conseguido abrir los ojos más tiempo.

  • Ernesto 4 años

    A pesar de que Ernesto es el hermano mayor, su hermanito Juan le cuida constantemente con ayuda de sus padres. Cuando viene a la Unidad a ver a Ernesto, está muy contento de que hermano también vaya "al cole". Aunque piensa que Ernesto tiene mucha suerte, porque en su clase, no les ponen pelis en pantalla gigante, como a Ernesto.

  • Laura 4 años

    Cuando Laura va a LAGUNA, parece que falta algo en casa. Porque es muy pequeñita, sólo tiene 4 años, pero el hueco que deja es muy grande. A pesar de ello, su abuela, sus padres y sus dos hermanas están felices, porque desde que recibe tratamiento en la Unidad apenas llora: con la fisioterapia respira mucho mejor.

  • Andrés 3 años

    Desde que Andrés vino por primera vez a LAGUNA, ha podido recibir fisioterapia en bañera con hidromasaje. Eso ha mejorado mucho la rigidez y el dolor de su pequeño cuerpo de 3 años. Su madre puede así cuidar de su hermano recién nacido, mientras Andrés recibe todas las terapias que son necesarias.

  • Antonio 3 años

    Su madre no se ha separado nunca de Antonio, ni de día, ni de noche, desde que nació hace 3 años. Como ahora le cuidamos en LAGUNA, Marta, su madre, puede hacer cosas tan cotidianas como ir al médico o a la compra, mientras él es atendido por un equipo completo de profesionales.

  • Salvador 2 años

    Con apenas 2 años de vida, Salvador recibe tan sólo los cuidados de Pilar, su madre. Pilar no tiene familia en Madrid, su dedicación a su hijo es completa. Desde que trae al pequeño Salvador a la Unidad, ha podido buscar un trabajo que le permita mejorar su situación para poder mudarse a una casa más grande.

  • Ana 2 años

    Los dos hermanos de Ana están muy contentos, porque desde que va a la Unidad, llora mucho menos. Antes no sabían cómo calmarla. Sus padres les han explicado que los niños de 2 años lloran mucho porque son pequeños, pero ellos notan que ahora tiene los ojos abiertos más tiempo y hasta sonríe. También están contentos porque .su papá ha podido volver a trabajar. .Es mecánico y arregla coches.

Apadrina un niño. Proyecto de Fundación Vianorte - Laguna para becar a nueve niños en la Unidad Pediátrica de Enfermedades Avanzadas.

Fundación Vianorte-Laguna C/ Concejal Francisco José Jiménez, 128 | 28047, Madrid

T. 91 509 91 37 | F. 91 401 36 49 |